Llego en una hora…o en dos

Antes de dormirnos pensamos en el próximo día. Me levantaré temprano, prepararé desayuno, me pondré el pantalón gris con la blusa color coral, todo antes de las 7:05 A.M. para no llegar tarde al trabajo. Luego te despiertas diez minutos tarde y el plan cambia.

Corre, corre en las mañanas…

photo
Screen Shot

No me gusta estar apurada, pero siempre estoy tarde. Tengo cinco alarmas, tres para despertar y dos para indicarme que ya estoy tarde y por más que intente siempre salgo tarde.

Diez factores que provocan que mis mañanas no sean tranquilas.

  1. Toddler Hulk quiere tita – es hermosa la lactancia, pero cuando estamos tarde no es tan bello, es una de las razones por las que tengo las cinco alarmas
  2. Toddler Hulk no quiere vestirse
  3. Toddler Hulk quiere pintar, comer y jugar con Conan (mi perro)
  4. Cuando estamos por salir, Toddler Hulk se quita los zapatos
  5. El zapato no aparece – mi hijo tiene poderes, cuando no son las medias son sus zapatos
  6. Busco otros zapatos, pero él quiere intentar ponérselos – es bien independiente
  7. Intento no caerme al tropezarme con el zapato que no encontraba
  8. Salimos del apartamento, pero el torbellino quiere ver los guacamayos
  9. Cuando no están se pregunta seriamente ¿dónde están? Mientras se contesta diciendo “no sé”
  10. No quiere bajar las escaleras, pelea para sentarse en su asiento protector, mientras pide nuevamente comer y pintar.
Maya Wraps - Google
Maya Wraps – Google

Al mes y medio de mi hijo haber nacido decidí ir al supermercado. Eran las 9:00 A.M. mientras él dormía me bañé y vestí. A la hora (10:00 A.M.) se despierta, lo baño, lo visto y lo lacto. A las 10:40 A.M. comienzo a preparar su mochila, diez minutos más tarde él llora porque tiene el pañal mojado, lo cambio; cinco minutos más tarde llora porque tiene hambre de nuevo. A las 11:00 A.M. logro montarlo en su asiento protector y me pongo en marcha. Llego al supermercado, me estaciono, me bajo e intento colocarme mi baby wrap para no estar bajando el coche. En lo que intento ponerme la tela esa, bebé comienza a llorar. Me detengo le doy leche, le cambio el pañal y aprovecho a ponerlo en el baby wrap.  Logro entrar al supermercado, tomo un carrito de compra, coloco unas fresas en el carrito y él comienza a llorar, dejé todo, me fui al auto, monté al chiquillo y me fui. En total, dos horas y medias para llegar al supermercado versus cinco minutos que tomó regresar a mi casa.

24 horas es poco

Siempre diré que necesito seis horas más al día, dos para dormir y cuatro para poder hacer todo con calma y sin estrés. Las mujeres que no tienen hijos y desean tenerlos les diré una cosa; puede ser que tengan la mega suerte y sus hijos sean tranquilos, pero si son como el mío solo les pido que lo piensen.

No es solo tener dinero, un techo y una familia para sus hijos. Necesitan paz, amor, mucha paciencia, palabra, reglas, tiempo, dedicación y comprensión; es más fácil decirlo que hacerlo, apenas estoy aprendiendo. Todo tendrá su recompensa, sus sonrisas y acaricias son más que suficiente, pero tan pronto tenga licencia lo mandaré a hacerme encargos (de la misma manera que me decían “Maydie, ¿quieres guiar? Pues cómprame un galón de leche en la panadería, no te olvides del pan, el jamón y le hechas gasolina, Gracias) así me ahorro un poco de tiempo.

Por otro lado, he optado por comenzar a prepararme varias horas antes de salir. Si el cumpleaños es a las tres de la tarde, comienzo a las diez de la mañana, todo sea por estar a tiempo, pero aun así no salgo a la hora que deseo salir. ¿Qué se puede hacer? Jajaja.

A ver, ¿Por qué llegan tarde?

3 respuestas a “Llego en una hora…o en dos”

  1. Jajjaja me he visto totalmente reflejada. Eso mismo me pasaba a mi con mi hijo al principio, ahora seguimos llegando tarde, pero es diferente. Antes era por querer tenerlo todo controlado, pañal, comida, limpieza…pero ahora es más por mi que por él. He leído que hay personas que tienen una percepción diferente del tiempo, lo que para muchos son 60 minutos, para otros es más tiempo, yo estoy en el segundo grupo.

    Me gusta

    1. Sii de hecho para un niño el tiempo no existe jajaja y ellos admiran tanto las cosas como si fueran cosas nuevas o mágicas. Quizás al nosotros tener la vida tan ajetreada no nos percatamos de las cositas que ellos ven hermosas o curiosas.

      Le gusta a 1 persona

    2. Holaaaa, pues si lo pones de esa manera creo que estoy en el primer grupo. Mi hijo me ha ayudado mucho a tomar las cosas con un poco más de calma, pero de todos modos me gusta estar a tiempo. jajaja Cuando ya veo que voy a llegar tarde, haga lo que haga, pues ni modo, me relajo. Sobre todo cuando estoy conduciendo, prefiero llegar tarde y sana.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: