Mis terribles dos

Tendrás los terribles dos, terribles tres, cuatro y cinco. Luego se convierten en adolescentes y todo vuelve a cambiar. Nadie me dijo que yo, como madre, experimentaría los terribles dos a mis veintiséis años.
Al fin puedo decir que me siento tranquila, por lo menos el treinta por ciento de las veces. En mi vida ya tengo estabilidad, aunque quiera llorar la mayoría de los días. Mi hijo ha revolcado mi mente, corazón y sistema digestivo. Claro que es hermoso todas las mañanas cuando una dulce voz te dice “mamá”, pero no cuando se meten mi tranquilidad a la hora de ir al baño.
Como toda madre me he preocupado por la salud mental de mi hijo y por supuesto la mía, ya que influye en la suya, lo que me ha llevado a reevaluar todo mi comportamiento. He optado por imitar a mi hijo en algunos aspectos como por ejemplo: cuando ya no puedo más con tanto estrés tirarme al piso y relajarme o hacer como un león para enfrentar mis miedos.
La realidad es que nunca me había sentido con tanto descontrol al momento que intento mantener el control. Según un artículo de Técnicas de control emocional (A. Antonio) dice que algunas maneras de manejar la ansiedad es fumar, hacer ejercicios, respirar hondo, beber alcohol, morderse las uñas y evitar la situación. Mi situación es que no puedo beber, tampoco fumo, mis uñas son muy valiosas, no tengo ánimos de hacer ejercicios y respirar hondfile9491278408477o no me funciona. Por otro lado sentarme a ver mis series favoritas ayuda en algo, pero luego recuerdo que tengo tareas para hacer y se me pasa.
Me repito varias veces al día que soy la adulta entre mi hijo y yo, pero la realidad es que una vez él se duerma puedo crear la tercera guerra mundial.
Situaciones de vida o muerte:
1. Quiero comer mantecado, pero no quiero engordar
2. Quiero pizza, pero también quiero comida mexicana
3. Quiero chocolate, pero no hay (es en ese momento donde comienzan mis lágrimas de cocodrilo)
4. Tengo frío, pero no quiero tener las medias puestas
5. Quiero pollo con papas fritas, no una combinación de pollo con papas fritas
6. Quiero agua y vino , mucho vino o tequila
7. Quiero dormir, pero quiero ver a Friends
¿Ven? Son problemas graves y por el momento reacciono a mis desmadres con berrinches, porque me da la gana de no actuar como una adulta, solo cuando mi hijo está durmiendo. Shhh! No se atrevan a contarle.

BIBILIOGRAFIA:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: