Juguete Sexual

Conozco a muchas mujeres que no les gusta sentirse como una muñeca de sexo. Siempre escucho: “Ellos solo quieren el canto y nada más”. Sin embargo, ¿y cuando somos nosotras las que los usamos? ¿Cómo se sentirán?

Seamos realistas, los hombres se comen a las mujeres con solo una mirada, pero somos iguales que ellos. Vemos a Brad Pitt o Adam Lavine, y decimos mil barbaridades. No veo mucha diferencia entre lo que dicen las mujeres a lo que dicen los hombres.

Al hablar con una amiga, me confesó que un día su esposo no estaba de humor y ella tenía deseos de estar con él, pero su marido nunca cedió. Al otro día, ella estaba molesta y no le habló en todo el día. En la noche, su pareja le dijo: “No es solo cuando tú digas”, y se acostó a dormir.

Puedes ser coqueta y sexy, pero no le permitas que se pasen de la raya. Conocí a un hombre de 38 años. En algún momento comenzó a insistir que le enviara fotos de cuerpo entero. Le dije que en mi cuenta de Facebook tenía fotos que podía ver.

Haciendo caso omiso, me envió una foto sin camisa, bien orgulloso de sus abdominales. Me dijo: “Estoy llegando del gimnasio, me falta poco para llegar a mi meta”.

Seguido de eso me dijo: “Ves, yo te envío fotos”. Mi respuesta fue “La diferencia es que yo no te la pedí; bien por ti”. De más está decir que me dejó de hablar.

Le pregunté a un amigo cómo se siente cuando lo usan como juguete sexual. Su respuesta fue que no le gusta al principio, pero se le olvida luego. Ahora, si tienes una pareja formal, todo cambia.

Muy dentro de mí entiendo que a nadie le gusta sentirse como un objeto. Nos gusta sentir amor, cariño, que no solo nos deseen por nuestro físico. Somos tan sexuales como ellos, más recatadas, pero sexuales.

La palabra juguete sexual cambia cuando estas en una relación. No hay necesidad de enviar fotos “sexy” a una persona que no es nada tuyo y muchos menos si no la conoces. En una relación, una foto sensual puede ayudar.

Cuando quieras cambiar la rutina utiliza mensajes sensuales. Toma foto de una lencería que te gustaría modelarle y envíasela para que se emocione.

Hazle saber que piensas en el. Recuérdale las cosas que te gustan en la cama.

Vayan de vacaciones a un hotel, así esté cerca de su casa. Tengan aventuras fuera de la habitación.

Intercambien roles. Por ejemplo, si tu pareja siempre es más agresiva en la cama, dile que esa noche te toca a ti.

Habla con tu pareja de este tema, que muchas veces no lo tocamos. Aprendan a conocerse y a mantener la chispa en la relación. Muchas veces nos olvidamos de las cosas más sencillas.

Sal de la rutina. Utilizar a tu pareja como juguete sexual, con consentimiento, los ayudará a unirse más.

<Tomado de mi tesis de maestría>

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: