La mañana siguiente

(Blog creado para mi tesis de maestría)

¿Has vivido uno de esos días en que sientes poder comerte el mundo? Hoy no es de esos días. La noche anterior hiciste lo que nunca pensaste hacer. Recuerdas cada segundo, cada palabra.

Estudias tus movimientos, el tono de voz y algún gesto con los ojos. Dijiste que no lo llamarías, pero lo llamaste.

A veces no podemos controlarnos; por lo menos, para alguien tan impulsiva como yo, es imposible. Piensas en todos los posibles escenarios. Practicas, buscas una excusa para llamarlo: “Hola, ¿todo bien? Weje, ¿qué tal? No, mejor envío un mensaje de texto o un “whatsapp”.

¿Qué pasa? Mantente tranquila, te bañas y te relajas. Piensas en lo mucho que lo extrañas, “¿Me extrañará? Mejor no lo llamo; nos tenemos que dar el puesto”. Te entra coraje y recuerdas todos los malos entendidos y las discusiones.

Comes algo que acompañas con una taza de café. Media hora después, la cafeína te activa y caminas de lado a lado.

Tomas el celular, buscas su número y antes de que puedas reaccionar, estás llamándolo.

Por lo menos no discutieron, pero te sientes peor. “No lo hubiera llamado”. Te arrepientes de tus acciones, pero ya es muy tarde.

Si supiera que soy la única persona que tiene estas batallas internas, caería en depresión. Lo mejor que podemos hacer es aprender de los errores, llorar en silencio y darte tu lugar como prioridad. En algún momento todo volverá a la normalidad.

Así que tranquila, es mejor llamarlo sobria a hacerlo borracha. ¿Ya lo llamaste borracha? No te preocupes, mañana es otro día, quizás con migraña, pero será diferente.

Siempre que comenzamos una relación no sabemos por qué camino nos dirigimos. Si llamamos seguido es malo; si no llamamos, también.

face-to-face-3141317_1920

Ten en mente no cometer estos errores cuando comienzas a salir con alguien.

  1. No te adelantes: todo tiene un momento y un lugar.
  2. Recuerda que necesitas una pareja, no un padre. Estamos claros en que nuestro primer amor es con nuestro padre. Busca a un jugador para tu equipo, no un réferi.
  3. Controla el tiempo que comparten. Sí, es importante que se conozcan, pero sigues siendo una persona a parte.
  4. No te declares rápido. El empuje de adrenalina al comienzo de la relación es bueno, pero toma tiempo conocer si esa persona de verdad se merece tu declaración.
  5. No mientas ni ofendas. Comienza una relación con respeto y sinceridad. Es la mejor manera de conocer realmente a alguien.
  6. Sé una persona positiva. A nadie le gusta estar acompañado de alguien negativo. En el mejor de los casos, sé tú.

Nunca sabemos cómo reaccionará una persona nueva en nuestras vidas. Quizás estos pasos te pueden ayudar.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: