Dos más uno

(tema trabajado para mi tesis de maestría)

Llevo alrededor de dos meses tratando de recopilar información sobre el tema de la infidelidad, y en realidad lo he dejado en el limbo. Todas las respuestas de mis amigos concluyen que la infidelidad es relativo. Lo que para uno es ser infiel, no lo es para otro.

Por ejemplo: tienes a tu pareja, pero en los momentos en que estás sola en tu casa, llamas a otras personas y le coquetea; eso puede ser un comportamiento de alguien infiel.

Otro ejemplo es que algunas parejas entienden que ligar a una persona que no es tu pareja no es ser infiel, pero para otras parejas sí. Y qué tal si tu novio se encuentra aburrido y llama una amiga bien tarde en la noche. Emocionalmente se siente atraído por esa muchacha, que no es su novia; él podría ser infiel.

Quizás todas esas variables pueden ser comportamiento de alguien infiel para ti, pero quizás no para tu amiga.

De igual manera, quería saber cómo piensan las personas de 25 a 30 años de edad, y, por lo que veo, todas piensan igual. Quiero entender por qué son infieles. ¿No es más fácil dejar a la pareja y conocer a otra?

Según el psicólogo Alejandro Uman, en su artículo Las múltiples caras de la infidelidad. Esta conducta se define como un pecado que ataca la moral; sin embargo, para otros es parte de la naturaleza.

Dos de las ocho personas a las que le pregunté, me dijeron que es parte de la naturaleza querer estar con otra persona. “No somos monógamos”, me dijo uno de los chicos. Las otras seis personas lo vieron como una traición.

¿En realidad vivimos en un mundo donde no existe la lealtad, la sinceridad, el respeto? ¿No se supone que una de las reglas básicas en la relación sea la verdad?

Según un artículo, uno de los comentarios que dicen los hombres (y mujeres) para atrapar a su presa es: “Mi pareja no me da la suficiente atención como me la das tú”. ¿No se supone que sea más fácil hablarlo? Y si de hecho lo han hablado y no funciona, ¿por qué siguen en la relación?

Para las mujeres es más fácil perdonar una infidelidad, ya que tienen miedo a perder todo lo que aporte seguridad y protección, según explica el artículo Confesiones de hombres: Por qué soy infiel, de la revista Vanidades.

En una investigación se preguntó qué era más doloroso, que la pareja se enamore de otra persona o que solo tenga una noche de placer.

En las mujeres, el 82% les afecta más que se enamoren y el 18% les afecta la noche de pasión. En hombres, el 52% les afecta que se enamoren y el 44% la noche de pasión.

Ya nadie sabe lo que es ser infiel y qué cae dentro de esto. Para algunos, coquetear con una persona que no sea su pareja no es nada malo. Del coqueteo no siempre pasa a mayores cosas, claro está, pero en ocasiones sí.

La Internet ha permitido que parejas jueguen con la idea de conocer a más personas que desean ser infieles, y al no tener contacto físico piensan que están bien.

Podemos encontrar páginas web y aplicaciones que ayudan a que la infidelidad sea tan fácil como encender el celular.

En un artículo en el que se relatan tres historias de hombres infieles.

Uno le da todo a su familia, y mientras su esposa va a ver las pasarelas, él goza de mujeres bellas y nuevas. Según él, todos están felices y saben que ama a su esposa.

Él alega que solo es un acto sexual y que saben diferenciar el amor del sexo (las mujeres también, no es un don especial que tienen los hombres).

Otro hombre dice que quiere a su mujer, pero no la ama. Es su novia desde la escuela superior y no puede imaginarse su vida sin ella, y por eso es infiel. Y tenemos al típico que no puede perdonar una infidelidad de su esposa, pero no la deja; sin embargo, es infiel.

La realidad es que generalmente, el hombre decide quedarse con su esposa. Tiene ya una familia formada y un futuro seguro. Muchos temen comenzar desde cero o quedar en ridículo tras un divorcio.

Si sabes que tu pareja te ha sido infiel y quieres luchar por la relación trata de mantener la tranquilidad. Recuerda que tu bienestar es importante y tienes que tener calma para lo siguiente.

Confrontarlo si te enteras por tu parte. Si él tomó el paso de confesar, pregúntale por qué lo hizo.

Acepta que la situación es difícil y pueden necesitar terapias de parejas. Sana tus heridas y toma el tiempo que necesites para confiar nuevamente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: